La cúrcuma es una planta rizomática utilizada desde hace miles de años en la medicina ayurvédica, tanto por su sabor y cálido aroma como por su efecto terapéutico. De hecho, la cúrcuma contiene una molécula activa, llamada curcumina, que confiere a esta especia todos sus beneficios, en particular su fuerte poder antioxidante, pero también sus propiedades antiinflamatorias, anticoagulantes y analgésicas. De este modo, la cúrcuma se utiliza desde la antigüedad para aliviar o tratar distintos tipos de dolencias, pero también para prevenir la aparición de hipertensión arterial. En efecto, la curcumina, gracias a su poder anticoagulante, tendría la particularidad de adelgazar la sangre, pero también de tener una acción vasodilatadora de las arterias, previniendo así la hipertensión arterial. Este artículo nos permitirá entonces conocer los beneficios de la cúrcuma en relación con la hipertensión y su uso adecuado.

Este artículo fue actualizado el 24/05/2023

¿La cúrcuma causa presión arterial alta?

La presión arterial alta es una enfermedad crónica definida por una presión excesivamente alta en las arterias. Esta patología puede provocar complicaciones de salud más o menos graves, como enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, infartos de miocardio o incluso insuficiencia renal. Las causas de esta enfermedad pueden estar relacionadas con el estrés, el tabaquismo, la obesidad, la inactividad física o, más frecuentemente, el consumo excesivo de sal.

Además, la cúrcuma es una especia llena de beneficios, entre ellos antiinflamatorios y antioxidantes, que proporcionan una función cardioprotectora. De esta manera, la cúrcuma no causa hipertensión.

¿Puede la cúrcuma reducir la presión arterial alta?

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, varios estudios, incluido uno estadounidense, han demostrado que la suplementación con curcumina mejoraría la función endotelial vascular. De esta forma tendría una acción vasodilatadora, es decir ayudaría a dilatar los vasos sanguíneos cuya presión es bastante elevada dada la enfermedad. Además, otros estudios demostró que la suplementación con curcumina a largo plazo podría reducir la presión arterial sistólica en personas con hipertensión.  Esto corresponde a la presión en la arteria en el momento en que el corazón se contrae (número más alto al tomar la presión arterial).

De este modo, la curcumina parece tener propiedades cardioprotectoras, en particular por su efecto anticoagulante. De hecho, estos últimos tendrán la posibilidad de diluir la sangre, limitando así el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos, que podrían provocar en determinados casos un infarto de miocardio o un ictus.

De esta forma, la cúrcuma tendría un efecto protector, por lo que podría ayudar a prevenir determinadas enfermedades cardiovasculares y limitar el riesgo de desarrollar hipertensión. 

Sin embargo, es imprescindible consultar a su médico antes de iniciar un tratamiento a base de cúrcuma o curcumina, especialmente en personas en tratamiento hipotenso.

Consejos para usar la cúrcuma

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha fijado una ingesta diaria admisible (IDA) de curcumina a razón de 180 mg/día de curcumina para un adulto de 60 kg. La ANSES, por su parte, ha determinado que la dosis proporcionada por las dietas optimizadas Los complementos alimenticios no deben exceder los 153 mg/día de curcumina para un adulto que pese 60 kg.

De esta forma, para un consumo seguro de cúrcuma, se recomienda aportar hasta 6 g de cúrcuma en polvo al día. Es aconsejable aumentar gradualmente las dosis diarias para evitar experimentar efectos secundarios. Tenga en cuenta que 1 cucharadita equivale aproximadamente a 5 g de cúrcuma.

Si quieres combinarlo con pimienta, se recomienda respetar la proporción de 1:9, es decir: 1 parte de pimienta por 9 partes de cúrcuma.

En caso de que el consumo de pimienta/piperina esté contraindicado para usted, es posible mejorar la absorción de la curcumina de otras formas. Como la curcumina es liposoluble, se recomienda consumir cúrcuma con una sustancia grasa, ya sea un producto lácteo o una bebida vegetal, aceite vegetal, etc. También se recomienda añadir cúrcuma a la sustancia grasa al cocinar para que la las moléculas pueden dispersarse y posteriormente beneficiarse de todos sus beneficios.

¿Te ayudó este artículo?

  

Nota media: 4.7 ( 189 votos)

Bibliografía

Publicación: Hadi, A., Pourmasoumi, M., Ghaedi, E. y Sahebkar, A. (2019). El efecto de la curcumina/cúrcuma sobre la modulación de la presión arterial: una revisión sistemática y un metanálisis. Investigación farmacológica, 150, 104505. https://doi.org/10.1016/j.phrs.2019.104505

Sitio web : Las causas y complicaciones de la hipertensión. (Dakota del Norte.). VIDAL. https://www.vidal.fr/entreprises/coeur-circulation-veines/hypertension-arterielle/symptomes-causes.html

Sitio web : Futura, LR (2021, 17 de febrero). Cúrcuma: ¿cómo mejorar su asimilación? Futuro. https://www.futura-sciences.com/sante/questions-reponses/medicaments-curcuma-ameliorer-son-assimilation-13236/

Sitio web : Cúrcuma - Fitoterapia. (Dakota del Norte.). VIDAL. https://www.vidal.fr/parapharmacie/phytotherapie-plantes/curcuma-longa.html