Originario de África, el baobab es un árbol de gran tamaño de la familia Bombaceae. Su amplio tronco lo convierte en un árbol bastante peculiar. En las regiones áridas, donde florece, se consumen y utilizan todas las partes del árbol: desde las semillas hasta las raíces. Los frutos tienen una textura harinosa y un sabor picante. Este sabor indica la presencia de un ácido que apreciamos especialmente: el ácido ascórbico o vitamina C. La vitamina C confiere al Baobab numerosas propiedades e indicaciones terapéuticas: antioxidante, vascular, protectora ósea, dental, etc. También notamos la presencia de fibras en Polvo de baobab. La fibra atrapa el colesterol de los alimentos, lo que reduce los niveles de colesterol. El polvo de baobab se utiliza tradicionalmente para múltiples dolencias, algunas de las cuales están aprobadas unánimemente, como su efecto tonificante y antidiarreico. Nombre latino: Adansonia digitata L. Familia botánica: Bombaceae. Parte utilizada: Fruta.

Consumo recomendado

El polvo de baobab es un concentrado de energía y nutrientes. Lo mejor es aumentar las dosis gradualmente para no sufrir efectos secundarios desagradables. Para tratamiento o por placer, 2 à 6 g de baobab en polvo, es decir, de 1 a 3 cucharaditas al día.

¿En qué forma?

Para aprovechar al máximo sus beneficios, puedes utilizarlo:

  • en polvo
¿A qué hora del día?

Te aconsejamos utilizarlo durante la(s) siguiente(s) comida(s) para aprovechar al máximo sus beneficios:

  • Desayuno
  • Almuerzo
  • En caso
  • Cena
¿Qué métodos de uso?

Puedes incluirlos en los siguientes preparados para que sea más fácil de tomar:

  • Batidos, jugos
  • Yogur, lácteos
  • Beber agua
  • Compota

Beneficios de la nutrición para la salud

4 g de Baobab en polvo contienen una parte importante de las Referencias Nutricionales para la Población (RNP) del ⁣⁢‍‍‍‌‍​‌​‌‍​‍‌‍‍‌‍‍​‍‍‌‍‌‍‌​‍​​‌‍​‌​​​‌​‍‍‌‌‍​‍‌​‍​​Vitamina C⁤⁣. También contienen, en menor medida, fibras.

Como tal, el baobab en polvo puede complementar tu dieta sana y variada.

⁣⁢‍‍‌‌‍‌​​​​​‌​‌​‍​‌‌‍‍‌​​‍‌​‍‍‌​​‌​‍‍‍‍​‌​‍​‍‌‌‍​​​Metabolismo⁤⁣

El polvo de baobab combate el estrés oxidativo, factor que aumenta el riesgo de complicaciones de diversas patologías. Sobre todo porque esta lucha va acompañada de fibra y fitoesteroles: hipocolesterolémicos. Por tanto, el polvo de baobab está especialmente indicado en casos de trastornos del colesterol.

⁣⁢‍​‍‍​‍‌​‌‌‌‍‍‍‌‍‌‍‌​​​‍‍‌‌​‌‍‌‌‍​‌‌‌‍‍‍‍‍​‍‍‍‍‌‌‌Sistema digestivo⁤⁣

Debido a su abundancia de fibra soluble e insoluble, el polvo de baobab se utiliza para tratar los trastornos del tránsito. En pequeñas cantidades ayuda a combatir la diarrea (consulte nuestra guía dieta y diarrea). En grandes cantidades es un excelente laxante, previene y combate el estreñimiento (ver nuestra guía dieta y estreñimiento). Además, las fibras del baobab en polvo estimulan la proliferación de la microbiota intestinal. Por tanto, es un alimento de elección para volver a encarrilar los intestinos.

Sistema circulatorio

El polvo de baobab se utiliza tradicionalmente para los trastornos circulatorios. Potencialmente gracias a la vitamina C, que contribuye a la salud vascular a través de su poder sobre la producción de colágeno.

Sistema nervioso, bienestar.

En caso de fatiga, confíe en el polvo de Baobab. Compensa las carencias de vitamina C. La vitamina C reduce la fatiga y mejora la absorción del hierro. La deficiencia de hierro provoca fatiga intensa. Además, la vitamina C participa en la síntesis de catecolaminas. En este grupo encontramos la adrenalina: un compuesto estimulante; o dopamina, llamada hormona del placer. Además, el baobab en polvo aporta el combustible esencial para el organismo y especialmente para el cerebro: los hidratos de carbono.

Cuidado del cuerpo, rostro y cabello.

Con la edad, la producción de colágeno disminuye. El colágeno es la proteína responsable de la firmeza de la piel. El polvo de baobab reduce las marcas del tiempo contribuyendo a las necesidades de vitamina C. La vitamina C contribuye a la síntesis de colágeno.

⁣⁢‍‍‍‍‌‌‍​​‍‍‌‍‌‍‌​‍​‍‍​‌‌​‍‌‌​‍‌​‍​‍‍​​​‌‍​‍​‌‍Sistema inmunitario⁤⁣

El polvo de baobab contribuye al funcionamiento del sistema inmunológico aportando vitamina C, la llamada vitamina inmunomoduladora.  El polvo de baobab refuerza los beneficios inmunológicos de una dieta variada y equilibrada.

Sistema óseo

El polvo de baobab estimula la producción de colágeno gracias a su aporte de vitamina C. El colágeno es una proteína importante del esqueleto: la parte orgánica del hueso está representada por un 90% de fibras de colágeno. La fuerza ósea proviene en gran medida del colágeno. Al contribuir a la síntesis de colágeno, el polvo de Baobab previene el riesgo de fracturas y estimula la salud ósea.

Sistema bucal

El escorbuto causa graves daños bucales. Esta patología es causada por la ausencia de vitamina C, el polvo de baobab combate la deficiencia de vitamina C.

Músculos y articulaciones

El colágeno es un componente importante de las articulaciones. Contribuye a su hidratación, flexibilidad y resistencia. El baobab contiene mucha vitamina C. Así, contribuye a la síntesis de colágeno y cuida las articulaciones.

Propiedades nutricionales

Propiedades principales

  • Regula el tránsito digestivo (fibra): El polvo de baobab contiene mucha fibra. Cualquiera que sea la naturaleza de las fibras, aportadas en grandes cantidades, estimulan el tránsito digestivo aumentando el volumen total de las heces. Sin embargo, en dosis bajas, el polvo de baobab diluido en agua: una solución de baobab, se utiliza tradicionalmente para combatir la diarrea.

  • Prebiótico (fibra): El baobab contiene fibra soluble e insoluble. Dentro del tracto digestivo, sirven como sustrato para la microbiota intestinal, lo que influye positivamente en la composición de esta última.

  • Hipocolesterolémico (fibra, beta-sisterol): las fibras del baobab en polvo van acompañadas de beta-sisterol, un fitocolesterol. Ambos compuestos reducen la absorción del colesterol dietético.

  • Antioxidante (vitamina C): El polvo de baobab tiene una puntuación FRAP de 10,8 mmol/100 g, lo que indica una capacidad antioxidante muy alta. Esta virtud proviene de la abundancia de vitamina C que contiene el polvo de Baobab. La vitamina C es un agente redox. Además, interviene en la regeneración de la vitamina E: otra vitamina antioxidante.

  • Contribuye al metabolismo energético. (carbohidratos, vitamina C): El polvo de baobab es una buena fuente de carbohidratos. Los carbohidratos son macronutrientes, son vectores energéticos: 4 kcal por 1 g. Se trata de macronutrientes importantes para el funcionamiento del organismo. Además, la vitamina C presente en el baobab en polvo también contribuye al metabolismo energético.

  • Anti fatiga (vitamina C): El polvo de baobab se utiliza tradicionalmente para estimular y tonificar el organismo. Potencialmente, debido a su riqueza en vitamina C. Se sabe que la vitamina C reduce la fatiga. Además, mejora la absorción del hierro no hemo. Una deficiencia de hierro aumenta la sensación de fatiga.

  • Hemostático : El polvo de baobab ayuda a curar las heridas. Estos poderes curativos y hemostáticos se citan con frecuencia.

  • Antídoto (alcaloide adansonina): varias partes del baobab cuyo fruto (que permite obtener el polvo de baobab) parece contener un antídoto contra el envenenamiento de especies estrofanto. Esta capacidad proviene del alcaloide adansonina, un fitonutriente que se encuentra en el árbol baobab.

Propiedades secundarias

  • Antipirético : un estudio científico realizado en ratas sometidas intencionalmente a hipertermia, dedujo que luego de cuatro horas de administración de polvo de Baobab, su temperatura disminuía. Se necesitan más estudios para confirmar esta propiedad.

  • Protector del sistema osteoarticular (vitamina C): la vitamina C es la vitamina más representada en el baobab en polvo. Contribuye a la formación de colágeno, una proteína esencial que asegura el funcionamiento normal de huesos y cartílagos.

  • Vasculoprotector (vitamina C): a través de su acción sobre la formación de colágeno, la vitamina C confiere al polvo de Baobab beneficios para los vasos sanguíneos. El colágeno es un componente de las paredes de los vasos sanguíneos. Se puede afirmar que el polvo de baobab ayuda a mantener la integridad del sistema vascular.

  • Inmunomodulador (vitamina C): El polvo de baobab es rico en vitamina C. Esta última participa en el funcionamiento de las células inmunitarias.

  • Protector dental (vitamina C): El polvo de baobab contiene mucha vitamina C. La vitamina C trabaja en conjunto para producir colágeno. Esta proteína es esencial para la cavidad bucal: las encías y los dientes están ricamente compuestas por ella. La deficiencia de vitamina C provoca escorbuto: un testimonio de la importancia de la vitamina C para el sistema bucal.

  • Suavizado (vitamina C): gracias al aporte de vitamina C, el polvo de baobab favorece la conservación de la piel. Participa en la producción de colágeno. Para la piel, el colágeno actúa como agente hidratante y reafirmante.

  • Reequilibrio nervioso (vitamina C): a través de la vitamina C, el polvo de Baobab contribuye a la formación de neurotransmisores. De hecho, la vitamina C estabiliza las enzimas que sintetizan las catecolaminas. Las catecolaminas son sustancias que influyen en el funcionamiento del sistema nervioso simpático, como la adrenalina o la dopamina.

Valores nutricionales

Elementos nutricionales por 100g para 4g % de CDR* por 100 g % de CDR* por 4 g
Energía (Kcal) 266 10 13 1
Energía (Kj) 1115 44 13 1
Lípidos (g) 1.2 0.04 2 0
Ácidos grasos saturados (g) 0.6 0.02 3 0
Carbohidratos (g) 39 1.56 15 1
Incluyendo azúcares (g) 26.5 1.06 29 1
Fibra dietética (g) 45 1.8
Proteína (g) 2.8 0.11 6 0
Sal (gramos) 0.02 0 0 0
Vitamina C (mg) 225 9 281 11

*Cantidad diaria recomendada

Conozca más sobre la planta: El Baobab

El Baobab pertenece a la familia Bombaceae. Es originaria de África, Madagascar y Australia. Existen ocho especies de baobab, seis son originarias de Madagascar, una de Australia y otra de África. Los baobabs tienen una apariencia extraña: sus troncos pueden alcanzar los 10 m de diámetro. También son árboles de gran tamaño que miden hasta 25 m.

Crecen en regiones cálidas, áridas a semiáridas, en lugares pedregosos con escasas precipitaciones. Toleran altas temperaturas, hasta +40°C. Muy a menudo tienden a desarrollarse como individuos solitarios. Durante la temporada de lluvias, el baobab se hincha mucho y absorbe hasta 1.000 litros de agua. En esta misma temporada produce sus hojas. Las hojas del baobab constan de cinco a siete folíolos digitados. Cuando regresan las estaciones secas, pierde su follaje para reducir la pérdida de humedad. Las flores son blancas y cuelgan de tallos largos. La polinización la llevan a cabo los murciélagos y produce bayas de baobab.

Estos frutos tienen una forma particular, la pulpa está protegida por una cápsula externa resistente. El interior tiene una textura harinosa y polvorienta con un sabor picante. Contiene muchas semillas. El Baobab se ha utilizado tradicionalmente desde la Antigüedad en la medicina tradicional. Las semillas, hojas, raíces, flores, pulpa del fruto y corteza del Baobab son comestibles. En las últimas décadas, ha atraído el interés de múltiples industrias: procesadora de alimentos, farmacéutica, cosmética e incluso de biocombustibles. El baobab no estaba domesticado en ese momento; dado su potencial lucrativo, la explotación del baobab apenas estaba comenzando. Se estima que la producción se triplicó entre 1990 y 2005.

Volver a los nombres vernáculos del Baobab

El Baobab tiene multitud de nombres, que provienen de sus características físicas, usos culturales o animales. Antes de descubrir todos los apodos del Baobab, veamos por qué se llama "Baobab". "Baobab" puede provenir del árabe norteafricano "Bibab", que significa "muchos frutos".

En los nombres de las poblaciones encontramos "el árbol de la palabrería", para indicar un lugar donde los mayores se reúnen para resolver problemas; “el árbol de la rata muerta”, por la apariencia de sus frutos; “fruto del pan del mono”, porque sus frutos sirven de alimento a los monos; “el árbol al revés”, ya que sus ramas parecen raíces; "el natilla", por el sabor amargo de los frutos; árbol mágico, árbol químico, tamarindo mono, calabaza agria etíope, bolsa de Judas, calabaza de Senegal, árbol de limonada, etc...

En definitiva, todos estos nombres muestran la importancia cultural, histórica, dietética e incluso medicinal del Baobab.

¿Te ayudó este artículo?

  

Nota media: 4.8 ( 156 votos)

Bibliografía

Publicación: Jitin Rahul, Manish Kumar Jain, Shishu Pal Singh, Rakesh Kant Kamal, Anuradha, Aliya Naz, Anup Kumar Gupta, Sujeet Kumar Mrityunjay, Adansonia digitata L. (baobab): una revisión de la información tradicional y la descripción taxonómica, Asian Pacific Journal of Tropical Biomedicina, Volumen 5, Número 1, 2015, páginas 79-84, ISSN 2221-1691, https://doi.org/10.1016/S2221-1691(15)30174-X.

Publicación: GPP Kamatou, I. Vermaak, AM Viljoen, Una revisión actualizada de Adansonia digitata: un árbol africano comercialmente importante, South African Journal of Botany, volumen 77, número 4, 2011, páginas 908-919, ISSN 0254-6299, https:/ /doi.org/10.1016/j.sajb.2011.08.010.

Publicación: Aïda Gabar Diop, Mama Sakho, Manuel Dornier, Mady Cissé, Max Reynes. El baobab africano (Adansonia digitata L.): principales características y usos. Frutas, EDP Ciencias/CIRAD, 2006, 61 (1), pp.55-69. ff10.1051/frutas:2006005ff. ffhal-02046627f

Publicación: Sundarambal M, Muthusamy P, Radha R, Jerad Suresh A. (2015). Una revisión sobre Adansonia digitata Linn. https://www.phytojournal.com/archives/2015/vol4issue4/PartA/4-3-70.pdf

Publicación: Aquiles E. ASSOGBADJO. (Dakota del Norte). EL BAOBAB AFRICANO (Adansonia digitata L.): Descripción, uso y posibilidad de recuperación. Fundación Rufford de Pequeñas Subvenciones. https://www.doc-developpement-durable.org/file/Culture/Arbres-Fruitiers/FICHES_ARBRES/baobab/LE%20BAOBAB%20AFRICAIN%20-%20Manuel%20Technique%20-%20The%20Rufford%20Foundation.pdf

Obra: Dufour, A. y Garnier, C. (2019). Mi Biblia de superalimentos saludables. Leduc.S Práctico.

Obra: Pouyat-Leclère, J. (2013). Guía de alimentos antioxidantes. Ediciones Thierry Souccar y La Nutrition.fr